Brasil, mundial de caricias…

No me gusta escribir los post desde el aeropuerto, uno está más sensible de lo habitual y, normalmente, en asiento incómodo. Pero los acontecimientos se precipitan, la vuelta está ahí al lado y Brasil… bueno Brasil ha sido demasiado intenso como para escribir sobre él más tarde. Además tengo casi cinco horas hasta que salga mi vuelo a París. Así que allá vamos…

Hacía la cola de facturación triste por dejar Buenos Aires cuando un simpático danés y su esposa brasileña comenzaron a darme conversación. No estaba yo de mucho hablar, pero no suelo rechazar ninguna charla con gente amable, así que ala, copa del mundo por aquí, viajes por allá, qué bonita es España, y esas cosas… Horas más tarde los encuentro vagando por el aeropuerto y continuamos charlando, esta vez molestos por las tres horas de retraso en el vuelo. Y como la gente es fundamentalmente buena y algo cuida de mí, se ofrecen a llevarme a casa de Nino y Elo al llegar a São Paulo (en adelante SP, que no me gusta escribir en los aeropuertos…). Dicho y hecho: al llegar a la megalópolis ponen en marcha su GPS y entre risas y bostezos me dejan en la puerta de mis progenitores que en menos de dos horas se levantaban para salir de viaje. Gracias desde aquí con todo mi corazón a Jens y Jandira…

Entro sigilosamente en el que iba a ser mi palacio durante los siguientes 16 días gracias a que mis amigos habían dejado las llaves escondidas en la puerta y llego a mi cuarto. Ducha y espera. Reencuentro somnoliento y despedida juntos. Nino y Elo. Nos conocimos… sí, en Berkeley. Ellos también se conocieron allí. Y luego se casaron, y nos invitaron a todos, y nos seguimos viendo más veces, y lo seguiremos haciendo. Les despedí en su viaje a Bello Horizonte para ver el partido de la selección brasileña. Os los presento. Parece imposible, pero después de cada encuentro, todavía se les quiere más…

IMG_0188

El día siguiente lo pasé entre bostezos. Quise acercarme hasta Vila Madalena para ver la semifinal entre Brasil y Alemania en algún bar, pero la tentación de una buena siesta me decidió a verlo desde casa. La siesta se alargó hasta que un torrente de mensajes me despertó con un seis a cero que hubiera despertado a una marmota de Valium. Triste por mis amigos, esperé en casa su regreso y nos consolamos con alguna historia pasada y la alegría de un reencuentro, esta vez, más duradero…

En SP he recuperado parte del peso perdido durante el viaje. No he hecho gran cosa, tan sólo visitar a los viejos y buenos amigos, conocer gente nueva y disfrutar de las delicias culinarias que una urbe de este tamaño ofrece. Un claro ejemplo de estas dos últimas actividades es Sheila. Nos conocimos por esas deliciosas casualidades que tiene la vida, porque insisto en que algo cuida de mí y me acaricia, o porque esta ciudad tan dura quería empeñarse en ofrecerme su cara más dulce, vaya usted a saber. El hecho es que ni la fondue del más exquisito chocolate podía competir con ella…

la foto 1

Esa maravilla se iba a convertir en la mejor de las guías que un tipo como yo podría haber imaginado. Podría empezar a hablar de ella y de todos los sitios a los que me llevó y no parar, pero antes iba a pasar algo grande: Nino y Elo tenían entradas para la final del mundial en Río de Janeiro y me iban a llevar con ellos. Y es que uno nunca se cansa de recibir caricias… 🙂

Como el viaje entre SP y Río se hace un poquito largo, aprovechamos para hacer una noche en Paraty, un bonito pueblecito equidistante. Algunas instantáneas…

IMG_0166

IMG_0174

IMG_0170

IMG_0164

…y llegada pronto por la mañana a Río. Es una ciudad especial, pero visitar una ciudad especial en un día tan especial, convirtió el día en muy muy especial. Ya sabéis cuánto me gustan los mundiales de fútbol y la historia de este deporte, así que ya os podéis imaginar cuánto disfruté de los primeros paseos y del camino a Maracaná…

IMG_0195

IMG_0253

El acceso al primer anillo de seguridad del estadio y posteriores estaba restringido a las personas con entrada para el partido. Pero como mis amigos son geniales se las ingeniaron para evitar el primer control policial y colarme al recinto. Y pude sacar fotos del ambiente y de la fauna que rodean al partido de los partidos…

IMG_0308

IMG_0316

IMG_0314

IMG_0279

IMG_0274

…pero los siguientes controles ya fueron imposibles de atravesar, obviamente…

IMG_0268

…y me tuve que dar media vuelta, luchando contra la corriente de elegidos como un salmón fugitivo…

IMG_0293

IMG_0300

IMG_0321

Mentiría si dijera que no me dio pena quedarme con la miel en los labios ahí, tan cerca de nada más y nada menos que la final de un mundial. Pero, hablando de miel, recordé la fondue de frutas y chocolate en las horas previas con mi edulcorada amiga y quedé satisfechísimo de mi nivel de glucosa en sangre. Y además, ¿quién necesita la final de un mundial habiendo asistido en directo al parisino gol de Nayim? 😉

Rápidamente me dirigí al Cristo Redentor, probablemente el símbolo más reconocible de la ciudad. Llego a la estación de tren que me iba a elevar hasta mi objetivo…

IMG_0331

…y me dicen que hasta dentro de una hora no sale el siguiente, lo que implicaba perderse la primera parte del partido. No lo dudé: mis lectores merecen ver cuántas tonterías hace la gente para sacarse una foto…

IMG_0361

IMG_0392

…y por supuesto, el Cristo…

IMG_0352

IMG_0347

IMG_0353

…que tiene una inclinación de cabeza para hacerlo mirar mejor a su gente pero que cuando te acercas desde atrás da una extraña sensación de estatua decapitada…

IMG_0395

Y las vistas, claro…

IMG_0402

IMG_0369

IMG_0385

Mi favorita fue esta, con el estadio de Maracaná al fondo. Podía ver los vídeo marcadores cambiar de color y esperé al comienzo del partido antes de marcharme para poder responder a la pregunta de ¿dónde estabas tú cuando…?

IMG_0388

Tuve suerte y me hice con un taxi que me llevó a la playa de Copacabana. Allí se concentraban la mayor parte de espectadores que veían el partido en pantallas gigantes. Llegué a tiempo para la segunda parte, pero entonces tuve un dilema: ¿me pongo a ver el partido o me disfrazo de corresponsal de guerra y me voy a hacer fotos para mis queridos lectores? Respuesta…

IMG_0461

IMG_0440

IMG_0472

IMG_0418

IMG_0408

Me asaltaron muchas preguntas y reflexiones. Por ejemplo, seguro que muchos de vosotros compartís mi afecto por la belleza de la bandera argentina y pensáis que no se puede mejorar. Falso…

IMG_0457

Sigamos. Un partido como este absorbe toda la atención de la gente, pero ay el amor…

IMG_0516

IMG_0499

IMG_0531

Claro que además de lo espiritual y lo afectivo, la siempre molesta terrenalidad urinaria te recuerda que las dos terceras partes de tu cuerpo son agua. Agua enamorada, en el mejor de los casos, pero agua…

IMG_0433

Afortunadamente no puedo transmitiros el radical cambio que experimentó la brisa marina al pasar por ahí…

Y justo después de sacar esta foto del descanso del guerrero…

IMG_0480

…me sucedió una cosa bonita. Caminaba yo todo concentrado y fusionado con mi cámara, cuando un par de muchachas descalzas pasaron a mi lado con los zapatos en la mano. La del pareo blanco me sonrió, me acarició la mejilla derecha y me dio un beso en la izquierda. Y mientras se marchaban sonrientes mi maleducada desconfianza se rebuscó en los bolsillos para comprobar que no faltaba nada. Y cuando lo hizo, sonrió avergonzada a la muchacha y ambos seguimos caminos inversos. ¿Tan difícil es creer que, a veces, la vida te acaricia? 😉

Como me estoy poniendo mermeladas, vamos con los aspectos menos amables de la final. La rivalidad futbolística entre argentinos y brasileños es tremenda. El “Maradona es más grande que Pelé” era contestado con el “Maradona está más gordo que Pelé”. Sin lugar a dudas, los números de la final fueron el 7 y el 5. El primero hacía referencia a la goleada sufrida por los anfitriones en el partido anterior y el segundo al número de títulos que siempre consuelan las derrotas más duras y sirven para contestar cualquier afrenta verbal. Y los enfrentamientos eran constantes…

IMG_0508

Como sabéis, el partido acabó con victoria alemana, y mis argentinitos lindos que cuánto les quiero, tuvieron que sufrir el doble dolor de la derrota y el de la chanza de sus mayores rivales. Sé que al revés hubiera pasado igual, pero me sentí incómodo y triste al contemplar ese juego de rencores, así que utilicé el truco que siempre utilizo cuando gana Alemania: volví mentalmente a aquellos días en Vietnam y me imaginé a mi querida Anne, tan feliz y risueña como siempre, celebrando el título en Colonia. Pensar en Anne siempre me pone contento, así que tengo que agradecerle que el camino de vuelta al coche donde me iba a reencontrar con Nino y Elo fuera más amable… Fin de un día especial y seis horitas de viaje de vuelta a SP que con Nino al volante son cinco…

IMG_0543

Y de SP poco os puedo contar que os interese. Han sido unos días realmente maravillosos rodeado de amigos y cariño, pero supongo que eso es más especial vivirlo que leerlo, por eso no os voy a aburrir. Eso sí, considero de buena educación presentaros a mis paulistas queridos de Toronto 2006…

la foto 3 (2)

…que me encanta servir de excusa para que se vuelvan a reunir, y a mi Vivi querida de Berkeley, que acaba de ser mamá de estas dos joyitas…

la foto 1 (2)

Todos con la alegría y el afecto característicos de la gente de Brasil y que hacen tan especial este país. Gracias a todos… 🙂

Dos menciones especiales para acabar: una para mis queridos Nino y Elo, que el primer día me dieron las llaves de su casa y me invitaron a comportarme como si fuera la mía. Ha sido maravilloso poder descansar en un lugar tan estupendo y compartir interminables tertulias de rascacielos y tortillas de patata. Ya estoy echándoos de menos y deseando volver. Camináis como una sola caricia 🙂

IMG_0183

Y la otra para mi Sheilita querida, la caricia por antonomasia, increíble profesional organizadora de eventos y bellísima san pauliana por fuera y por dentro (los san paulianos son los aficionados del equipo São Paulo mientras que los paulistas son los habitantes de SP. Me lo explicó ella, como tantas otras cosas…) Nunca podré agradecerte tu dedicación y que me regalaras parte de todo ese afecto tan grande que sientes por tu gente, tu trabajo y tu ciudad, pero lo seguiré intentando: gracias 🙂

la foto 4

La puerta de embarque me espera. Pronto estaré en París con Alban y un día más tarde en los Pirineos con Rose y Bertrand. El pronóstico vaticina un tiempo estupendo para el domingo, así que si todo va acorde a lo previsto, ese será el día en el que atraviese mis montañas queridas, para después pasar la noche soñando con Zaragoza y hacer realidad el sueño al día siguiente. Promete… 🙂

Anuncios
Publicado en 19 Brasil | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Uruguay, de fútbol y paseos

Y es que estar en Buenos Aires y no pasar a Uruguay a respirar el mismo aire que respiraba Benedetti me parecía mal. Si a eso le sumas que dos buenos amigos se encontraban en el país, más todavía. Así que, con mucho dolor de corazón, sacrifiqué cinco días porteños, tomé el Buquebus, y crucé el Río de la Plata. Otro río más a la colección…

En Montevideo me esperaba Nicolás, gran amigo de la adolescencia que conocí en Irlanda en 1988. El empeño por convertir el mundo en un lugar mejor le llevó a trabajar en distintos lugares de África durante varios años. Fue genial encontrarnos en el que va a ser su hogar a partir de ahora, porque Nico se casa con Florencia, una muchacha uruguaya maravillosa. Mi amigo me conoce bien, así que a la cena de la primera noche le siguió una visita al estadio Centenario de Montevideo al día siguiente. Como buen nostálgico del balón, quedé maravillado, así que voy a aprovechar tan magnífico escenario para presentaros a esta gran persona…

IMG_9993

Mirad bien esas gradas. En este lugar se celebró el primer mundial de fútbol en el año 1930. Uruguay, gran potencia futbolística durante la primera mitad del siglo XX, derrotó por 4 a 2 a Argentina, su gran rival de entonces. El partido fue realmente violento, tanto es así que ambas federaciones rompieron relaciones durante los siguientes cinco años. Me parecía oír los gritos y vítores mientras paseaba por las gradas maravillosamente vacías y decadentes. Me acordé de Napoleón: desde ahí, 84 años de Historia me contemplaban…

IMG_9970

IMG_9976

IMG_9990

IMG_9978

Estadio Centenario

Saqué fotos melancólicamente porque, lamentablemente, el museo estaba cerrado por obras. Me reuní con Nicolás en la grada superior cuando terminé y, cuando ya nos marchábamos, se nos acerca un señor que parecía encantado con nuestro acento. Resultó ser el director del museo. Al enterarme del cargo, puse todo mi arsenal dramático-afectivo en funcionamiento, relatando capítulos de aquella final, evocando episodios famosos de la selección uruguaya de fútbol en los primeros juegos olímpicos cuando todavía no había mundiales, y mostrándome tremendamente apesadumbrado por no poder visitar el museo. El alma bendita saca su móvil, marca un número y, antes de ser atendido al otro lado de la línea me dice con aire solemne y cómplice: “No se preocupe, que no se va a quedar sin ver el museo”. Nicolás me miró con esa cara de amable progenitor que me pone a veces como reprochándole al niño travieso su atrevimiento, y yo le devolví una sonrisa y un guiño, muy cómodo en el papel… No voy a aburrir a los no futboleros con fotos e historias que no significan nada para vosotros pero que a mí me enternecen cada vez que las recuerdo…

IMG_0027

IMG_0041

Ante la asusencia de radios, gente agolpada en las puertas de las redacciones de los periódicos para conocer el resultado de la selección uruguaya de fútbol

Ante la asusencia de radios, gente agolpada en las puertas de las redacciones de los periódicos para conocer el resultado de la selección uruguaya de fútbol

…pero sí que me voy a detener en un episodio que permanece en el recuerdo colectivo de este país y, todavía más en el de Brasil, mi próximo destino.

16 de Julio de 1950. Después de doce años de interrupción debido a la II Guerra Mundial y sus efectos, se reanuda la copa del mundo en Brasil. La anfitriona presenta un equipo temible, muy superior al resto de sus doce competidores. Todo está preparado para que esa selección, que entonces viste de blanco, consiga su primer título en el partido final frente a Uruguay. El sistema de competición de aquel entonces, hacía que Brasil fuera campeona con un simple empate. Escenario: estadio de Maracaná, Río de Janeiro. Capacidad en 1950: 220.000 personas…

Maracaná 1950

Brasil se adelanta en el marcador al comienzo del segundo tiempo desatando el delirio, pero Uruguay remonta con goles de Schiaffino y Ghiggia. Fin del partido, el delirio cambia de bando y la fecha queda marcada en la historia como una tragedia nacional en Brasil, que nunca volvió a jugar de blanco. Aquel partido se conoció con el nombre de Maracanazo. Y yo veía esas camisetas, esas imágenes y asistía ensimismado a las explicaciones de Gerardo, el empleado que el director había puesto a nuestra disposición para una visita guiada que nunca olvidaré…

IMG_0002

IMG_0010

Maracanazo

Fin de la visita. Propinica para Gerardo, y últimas fotos a algún que otro ídolo que también pasó por este estadio…

Rubén Sosa, jugador del Real Zaragoza 1985-1988

Rubén Sosa, jugador del Real Zaragoza 1985-1988

Gustavo Poyet, jugador del Real Zaragoza 1990-1997

Gustavo Poyet, jugador del Real Zaragoza 1990-1997

Maradona

Maradona

Paul McCartney

Paul McCartney

Me sentí una vez más afortunado. Todo en este viaje me salía bien. Acababa de disfrutar de un momento maravilloso y me dirigía con un gran amigo a comer aquí…

IMG_0079

parrilla Montevideo

Finalizamos la ingesta con la victoria de Alemania sobre Francia y con un poco de esto…

dulce de leche

…relleno de esto…

dulce de leche 2

Todavía con lágrimas en los ojos, salimos del restaurante en la zona vieja de la ciudad para dirigirnos al centro. Saqué esta foto de despedida por si hay algún vegetariano entre los lectores de este blog…

parrilla con vegetales

Del centro de la ciudad me gustó especialmente este edificio al ladito del monumento a Artigas…

IMG_0132

Justo después Nicolás y yo nos despedimos hasta el día siguiente porque tenía un compromiso de esos a los que una boda inminente te compromete, así que compré entradas para La Visita, obra que se representaba aquella noche en el Teatro Solís (también el más antiguo de la ciudad)…

Teatro Solís, Montevideo

…y me marché a ver el partido de Brasil contra Colombia junto a Giovanna, una muchacha brasileña que había conocido en el viaje de Buenos Aires a Montevideo. El baratísimo precio de las entradas para el teatro (unos 5€) me permitió invitar a mi amiga, ganarme el título de “galanteador” por su parte, y pasar una velada maravillosa…

IMG_0146

la foto 2

Teatro Solís, La Visita

A la mañana siguiente, el bueno de Nicolás vino a buscarme para llevarme al bus que me iba a llevar a Punta del Este. La proximidad de su boda y la promesa de un inminente reencuentro hizo que la despedida fuera risueña y tranquila. Unas dos horas y media después ya estaba yo en esa joyita vacacional que es Punta del Este. Allí me esperaba Sebas…

la foto 5

Nos conocimos (sí, lo habéis adivinado) en la Universidad de Berkeley, y siempre nos reímos mucho cuando nos juntamos. Guardamos una sensibilidad parecida para con la belleza, si bien tenemos estilos muy distintos para acceder a la misma, lo que explica las risas anteriores cuando compartimos confidencias. Disfruté mucho con Sebas y su novia Natacha. Fueron un par de días de cenas gloriosas en La Huella de Jose Ignacio, paseos y charlas. No os podéis imaginar el placer que me provoca una buena conversación con un amigo si además el cielo se presenta así…

IMG_0158

la foto 3

Punta del Este

…aunque, a decir verdad, cuando está así también se agradece un chivito en el restaurante La Pasiva (especie de sándwich de carne con todo) y con cervecita después de diez km de paseo…

Punta del Este 2

Sebas es un atleta increíble. Ahora mismo está preparando un Ironman, una especie de Triatlón. Creo recordar que son unos 100 km en bici, 10 nadando y 42 corriendo, y a mí me da cansancio solo de escribirlo. Eso hizo que no le costara demasiado levantarse a las cinco de la mañana para llevarme a la estación de autobuses, pero yo se lo agradecí en el alma. Me esperaba un largo viaje de buses, barcos, taxis y aviones que me iban a dejar en São Paulo vía Buenos Aires. En esta última ciudad mi querida Flopi se acercó hasta el puerto tan sólo para traerme el cartel que me había dejado en mi triste marcha del cuartito. Y, al igual que la última vez, no quise despedirme de ella con la esperanza de que dos días después nos fuéramos a encontrar otra vez. A día de hoy sigo contando, ay…

El taxi desde el puerto me llevó al aeropuerto previa agradable charla, otra vez, con el taxista. Tres horas de retraso en mi vuelo me hicieron permanecer seis en dicho lugar, así que traté de consolarme como pude…

Cena aeoropuerto Ezeiza

…sin saber que en São Paulo me esperaban, además de mis amigos Nino y Elo, un nuevo maracanazo y una agradable sorpresa…

Publicado en 18 Uruguay | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Buenos Aires, en la ciudad de todos los tiempos…

Yo quería acabar mi viaje aquí. Buenos Aires era una especie de destino final donde yo pensaba pasar al menos un mes y empaparme de ella entera. Pero como esta aventura es flexible a más no poder, al final decidí quedarme sólo diez días, que además se iban a reducir por la visita a Nicolás y Sebas en Uruguay.

De Buenos Aires me gustaba hasta el nombre. No creo que una ciudad pueda tener un nombre más bonito si exceptuamos La Paz o Jorgépolis. El viaje en Etiopía, donde os presenté a Flopi, Lupe y Jenny, incrementó mis ganas de llegar a la ciudad, así que el vuelo de San Pedro de Atacama a Buenos Aires vía Santiago se me hizo largo. Amenicé mi estancia en el aeropuerto de esta última ciudad paseando por el mismo y reflexionando durante el Brasil-Chile que lo de este planeta con el fútbol es para hacérselo mirar…

IMG_9751

IMG_9750

Claro que echarle una ojeada a mi avión favorito me ponía más que contento. Como algunas de las personas que he conocido en este viaje, es tan bonito por dentro como por fuera…

boeing 787

Durante el vuelo las azafatas nos informaron que Chile había sido eliminado por penaltis, con la consiguiente decepción tanto por parte de los chilenos como de los argentinos que compartían mi vuelo. Yo me evadí del desencanto general pensando que mis tres amigas me estaban esperando unos miles de metros más abajo, y este hecho me dibujaba una sonrisa tonta en el rostro. Lo que no me imaginaba tras el rápido control de inmigración era esto…

recibimiento buenos aires

Adjunto foto detalle de la mini obra de arte sentimental aclarando que yo en Etiopía llevaba el pelo bastante más largo que ahora 🙂

recibimiento buenos aires 2

Besos, abrazos, globos, gritos, mate y una pequeña delicia en forma de alfajor que me advertía que esta ciudad iba a ser diferente a todo lo que me había encontrado hasta entonces…

alfajor jorgito

…delicia que por cierto iba a ser incrementada con nuevas variaciones y el paso de los días…

alfajor jorgito 2

Llegada a casa de Flopi, mi anfitriona. Presentación de mi cuartito, como ella lo llamaba, y algunos de los miembros de su numerosa familia. Acto seguido primer paseo por la ciudad con Flopi y Lupe, rubia esta, morena aquella. Y como por aquí se tiene costumbre de pasear agarrados del brazo, yo, feliz, me sentía como Don Hilarión en la Verbena de la Paloma, cambiando Buenos Aires por Madrid 😉

Al llegar a casa sorpresón: Agustín, uno de los nueve hermanos de Flopi, estaba en la terraza preparando esto…

IMG_9769

parrillada buenos aires

…y las gotas que caían sobre las brasas no sé si eran la grasa de la carne o las lágrimas que derramaba mi felicidad… Sin tiempo para resolver tan complicado dilema, nos sentamos a la mesa, y mientras nuestro entrañable chef iba y venía cual delicioso tango gastronómico, tertuliábamos a dos carrillos sobre Etiopía, Argentina, viajes, mundiales y lo que se prestase. Y al final de la cena tuve la oportunidad de lubricar mi exagerada ingesta con este mágico elixir que ya tenía yo ganas de probar…

fernet

Se llama Fernet. Es un licor de hierbas digestivo que se puede tomar solo o con cola. En realidad por aquí casi todos lo toman con cola pero solo también está muy rico. El problema fue que durante la cena di además buena cuenta de su azulada y fresquita novia de atrás, así que me fui a la cama bien contento. Estaba en Buenos Aires y este vagabundo había sido acogido por una banda de ángeles. La vida, más que sonreírme, se partía de la risa 🙂

Al día siguiente, y mientras Flopi trabajaba en el hospital, la milagrosa ausencia de resaca me ofreció un breve momento para trabajar en mi blog. Sin embargo, en cuanto mi ángel llegó a casa, la maquinaria se puso en marcha. Me explicaré: la hospitalidad de esta familia y sus amigos es tan extraordinaria, que todos se coordinan para hacerle sentir a uno el centro del universo. Juan se ofrece para llevarte a Tigre en su coche durante un ratito que tiene libre, Agustín irá contigo al teatro un día de estos por la noche, por supuesto Flopi, Lupe y Jenny se irán turnando para llevarte a esos sus lugares favoritos de la ciudad, y así sucesivamente… Uno se siente como una de esas estrellas de rock que se tiran encima de una audiencia que les lleva en volandas sin preguntar a dónde. Porque una de los mejores aspectos de esta actitud es que se me permitían sugerencias, pero no decisiones. Si mi adorable dictablanda percibía que me apetecía dulce de leche, se me llevaba al mejor sitio de tartas (aquí tortas) posible. Y así con teatros, fútboles, carnes y demás. Porque esta gente, es un golazo…

Aprovecho este momento para redefinir el concepto “golazo”. Normalmente, todos pensamos que un golazo es un gol como este, muy parecido al que marco yo casi todas las noches antes de dormirme con el Real Zaragoza en la final de la Champions…

(Abro paréntesis para una aclaración y un par de reflexiones. La aclaración: en Argentina un barrilete no es una persona pequeñita y regordeta, un barrilete es un cometa, de ahí lo de barrilete cósmico. Sí, a mí también me decepcionó descubrirlo… Las reflexiones: ese gol se lo mete a Inglaterra y a la nobleza con la que vive esa gente este deporte. Si Fenwick, el número 14, fuera, digamos, italiano, el barrilete no pasa… 😉 Y dos, en ese partido Maradona previamente había metido un gol con la mano que subió al marcador. Cuando el seleccionador inglés fue preguntado al respecto, volvió a hacer gala de la nobleza a la que me refería anteriormente y respondió: “¿Que fue con la mano? No importa, el segundo que marcó vale por dos…”. Cierro paréntesis brindando por Bobby Robson que nos dejó no hace mucho. Ah, y si a alguno le da urticaria pensar en Maradona, recordad que a los artistas se les juzga por su obra, no por su vida…)

…y cuando uno llega al museo de la Bombonera del club Boca Juniors, recuerda aquel momento y se emociona viendo esto…

maradona boca

…claro que también respirando esto…

IMG_9832

IMG_9830

bombonera

El museo es precioso. Me maravilló el uso de la pasión por el club para enseñar historia: tres pantallas, en una la historia del mundo, en la otra la de Argentina y en la tercera la de Boca Juniors. Me apropio de esta técnica tan genial para motivar a los alumnos. ¡Gracias!

museo bombonera

IMG_9887

IMG_9892

Pero a lo que iba: un golazo en Buenos Aires no es sólo lo que se ve en ese vídeo. Un golazo es cualquier cosa que sea genial y así se utiliza en el habla diaria. Esa vista es un golazo, esa mina es un golazo, y así sucesivamente. Y uno pasea por la ciudad y sonríe…

golazos buenos aires

…porque ¿cómo no sonreír paseando por Buenos Aires?…

2014-06-29 15.36.45

IMG_9829

IMG_9850

Ultras de Boca: “Nunca hicimos amistades”

la foto 4

la foto 1

2014-06-29 17.14.24

“Me cortaron las piernas”, Maradona al conocer su descalificación por doping en el Mundial de 1994

Por supuesto, la ciudad también tiene sus monumentos, pero eso ya me parece más aburrido. Probablemente los dos más famosos del país ya los conocéis. Son estos…

obelisco y Messi

…pero mi favorito es este. Y con esos adornos todavía más 🙂

Mafalda

Gente adorable, gastronomía esmerada, fútbol apasionado… ¿Qué más podría ofrecerme esta ciudad?… ¿Sería alguna de las tres candidatas a cenar conmigo que María, la mamá de Flopi, tenía para mí? Sí, sí, en este lugar tan fantástico, la gente que te quiere piensa en gente que te podría gustar, te ponen en contacto y quedas. Así de simple. Recuerdo cuando tomando las tartas de dulce de leche Flopi me alcanza un número de teléfono y me dice: “Este es el número de Luz, médico, 35. Llamála”. Y yo, por primera vez en mi vida, llamo a una absoluta desconocida para quedar a cenar con ella mientras Flopi y Lupe me hacen corazoncitos con las manos y me sacan fotos como si de mi primera comunión se tratara. Volvía casi a las dos de la madrugada aquella noche, caminando por la avenida Santa Fe después de cenar con una simpatiquísima belleza, comenzando a descubrir los motivos que hacen de esta ciudad un lugar tan estupendo.

Un huequecito especial para el aspecto cultural. Abarrotada de teatros y pequeñas librerías que no cierran hasta medianoche, Buenos Aires respira y habla literatura. No me extenderé en ello, pero os dejo un breve diálogo que resume un tanto mi amor por esta ciudad y su gente. Teatro del Liceo, el más antiguo de la ciudad. Mi amigo Agustín me espera mientras voy al baño. Dos señores elegantísimos y entrados en años, que bien podrían ser estos…

teatro liceo buenos aires

…se disponen a aliviar esas incómodas necesidades que se acentúan con la edad. Me sitúo a la derecha de ambos con similar propósito. Y comienza la brevísima escena. Os pido un poco de imaginación para que leáis el diálogo con ese acento porteño que tanto me fascina, rebosante de chulería y dignidad…

Hombre 1: (Como excusándose por la asimetría entre su porte y el lugar) “Dicen que la obra es laaaarga…”

Jorge: (Silencio. Amplia sonrisa…)

Hombre 2: (A los 4 ó 5 segundos de la afirmación hecha por Hombre 1) “Yo lo llamo, el meo preventivo…”

Hombres 1 y 2: (Silencio. Amplias sonrisas)

Jorge: (Silencio. Estruendosa carcajada interior. Saliendo) “Y yo me vengo a vivir aquí en cuanto pueda…”

Risas por triplicado y telón… 🙂

Al día siguiente hice la mochila en mi cuartito con la cabeza tan baja que me olvidé hasta de mi querido cartel de bienvenida que colgaba de la pared, claro que para eso mi Flopi iba a encontrar solución unos días más tarde. Bajé, tomé un taxi y volví a tener una de esas charlas tan deliciosas que los taxistas de esta ciudad te regalan. Y tomé el barco que me llevaba a Montevideo mirando cómo se hacía pequeñita la ciudad sintiéndome un emigrante inverso. Pensé melancólico que la bandera argentina, lejos de cicatrizar el cielo con su ondear como las demás, se mimetiza con éste, y me di cuenta de que cada vez que mire hacia arriba me voy a acordar un poco de este país…

Volveré. No sé cuándo ni cómo ni por cuánto tiempo, pero volveré. A Buenos Aires, a la ciudad de todos los tiempos. Me ha dejado una huella imborrable, más de la que incluso esperaba. Y cuando la recuerdo me gusta pensarle al infinito algo así como, gracias Dios, por Buenos Aires, por el teatro, por los libros, por la Quilmes, por el dulce de leche, por sus gentes… Y sobre todo gracias por mis amigas, por mis angelitos, por los Colunga. Porque ellos son, sí, ya lo sabéis, un golazo…

Publicado en 17 Buenos Aires, 2013-2014: Dando una vuelta, VIAJES | Etiquetado , | 6 comentarios

Chile de amigos y tormentas de arena

Se me ha echado el tiempo encima. Escribo estas líneas ya desde São Paulo y todavía no os he contado nada de Chile, ni de Argentina, ni de Uruguay, ay… Vamos a ver si durante estos próximos días consigo hacer un sprint sentimental y me pongo al día. Porque ante todo, estos tres países han sido un derroche afectivo que me está costando asimilar. Pero no me adelanto…

El vuelo de México DF a Santiago de Chile es largo, unas ocho horas, y si bien el cambio horario no es muy acentuado por encontrarse en meridianos cercanos, el cambio de clima sí lo es. Como bien sabéis el cambio de hemisferio supone también el cambio de estación, así que dejé el final de la primavera azteca para encontrarme con el final del otoño chileno. Frío, pero nada que no se pudiera aguantar (eso iba a cambiar). Lo peor fue lo intempestivo de la hora, porque llegar a un país nuevo a las cinco y media de la mañana es algo incómodo, especialmente para el funcionario de aduanas que te atiende desganado…

Conocía Chile de mis dos anteriores visitas en 2008 y 2011, así que todo me resultaba familiar. Esta vez iba a ser alojado en casa de Carmen y César. Carmen es la hermana de Nacho, amigo muy especial que conozco desde los seis años de edad, así que Carmen y yo podemos decir que crecimos junticos. El recibimiento fue espectacular. El taxi me dejó en la puerta de su casa y César, su marido, salió a recibirme agitando una camiseta de la selección (ese mismo día jugaba España contra Chile y nos iban a agitar bien la camiseta). Una vez dentro lluvia de besos por parte de Carmen y sus tres maravillosas criaturas…

2014-06-22 10.10.09

2014-06-19 13.47.29

… y uno se mete a la cama feliz mientras despide a sus cicerones que comienzan otro día de trabajo.

Acabé viendo el partido del Mundial en casa con Carmen y los niños. La señal de su televisión llegaba antes que la de los vecinos, así que nuestra decepción precedía a los gritos…

Y empezaron los reencuentros. Primero con Jonathan y Christian, compañero de clase y vecino de Berkeley, respectivamente. Los chilenos también llevan en la sangre eso de los asados, y aprovechan cualquier balconcito para instalar una parrilla, así que entre pisco y picoteo, nos pusimos bastante felices…

2014-06-21 20.28.41

2014-06-21 20.41.26

El pisco es una bebida tradicional de unos cuarenta grados. Se toma en varias ocasiones mezclado con limón (pisco sour) o con cocacola (piscola), fundamentalmente al comienzo de las comidas, es decir, con la tripita vacía, así que se come más feliz de lo habitual. Si uno quiere divertirse, puede preguntar inocentemente si el origen del pisco es chileno o peruano y sentarse a observar el espectáculo. No conviene en todo caso prolongar este divertimento más allá de lo razonable con nuevas inquisiciones… 😉

Durante el asado compartí un par de jugosos trozos con Tomás y este hecho me convirtió en inseparable. Descubrí además que es mucho más divertido dejar que te laman los restos de semejante manjar de la mano que usar la servilleta…

2014-06-21 21.58.37

Y cuando uno menos lo espera, entre bocadito celestial de asado de tira y pisco genuinamente chileno, vive uno de los momentos más emotivos de este largo viaje mediante unas palabras de su amigo Jonathan que le llegan directamente al corazón. Menos mal que Christian acudió rápidamente a mi rescate emocional con un trocito de asado. Hay gente que cuando se sofoca bebe agua y otros que mastican asado, qué le vamos a hacer… 😉

Con las emociones todavía desbocadas quedé al día siguiente con Carolina. Sí, la que conocisteis en Indonesia, exacto. ¡Qué gracia le hizo que le devolviera el paragüitas que me regaló en Bali cinco meses atrás! Ya sabéis que lo mío, sean piedras preciosas o paraguas, es el transporte de mercancías para los amigos 😉 Carolina es el peor remedio que uno puede emplear si lo que se desea es calmar las emociones. Como le rebosa la amabilidad por todos los lados, es imposible hacerse con la cuenta de la comida o con un taxi para volver a casa. Al llevar el gen viajero de fábrica, ella se encarga de todas esas cosas cuando juega en casa. Siete horas, siete, estuvimos hablando sin parar de todo tipo de temas. Y se me hicieron pocas. Nudillo en la garganta en la despedida y las emociones de nuevo corriendo en círculo con las manos en alto dando gritos…

2014-06-22 14.54.50

Ya sólo me quedaba Christián. A él lo conocí en Barcelona haciendo un máster de comunicación empresarial y ya me alojó en aquel viaje de 2011. Como mi viaje al desierto de Atacama en el norte estaba a punto de llegar, casi me pierdo a mi amigo. Menos mal que encontramos huequecito para cenar y ponernos al día. Risas, recuerdos, planes y más risas, y además tuve la oportunidad de conocer a su nuevo retoño…

solis

niños solis

Nos despedimos y tuve dos sensaciones. Una, que nos había faltado tiempo. La otra es un inquietante agrado por las paternidades ajenas que gracias a dios suele durarme poquito. Claro que llegar a casa de Carmen estos días, con tres retoños que se te abrazan a las piernas al llegar o que te dejan dibujicos en tu cuaderno de notas…

2014-06-24 00.24.33

…te prolongan un poco más de lo habitual el zumbido, pero nada como una huida a tiempo al desierto de Atacama para calmar, una vez más, las emociones. Para acabarlo de arreglar, esa misma noche en la cama recibo un mensaje de Flopi desde Buenos Aires “indignada” por mi intención de buscar un hotelito cercano a su casa cuando ya me tenía reservado un cuartito. Y uno se duerme como mecido…

A la mañana siguiente Carmen y yo dejamos a los niños en el colegio. Despedida…

2014-06-24 07.54.16

…y con nuevo nudo gargantil, mi adorada anfitriona me dejó en el aeropuerto camino al norte. Adios a Santiago y sus Andes…

santiago de chile

Vuelo a la ciudad de Calama y bus posterior a San Pedro de Atacama, pueblecito a unos 2.500m de altitud. Me alojaba en esa mansión…

san pedro atacama

Ese cielo no duró mucho. Una de mis ilusiones era ver el célebre cielo estrellado del desierto, pero a la caída de la tarde ya se puso así…

san pedro atacama 2

Acercaos un poco más al volcán Lickancabur. Me pareció precioso y supuse que en ese mismo momento Dios despachaba con Moisés algún tipo de legislación pétrea…

san pedro atacama lickancabur

Y los temores se confirmaron: temporal de viento (es decir, de arena) durante los siguientes tres días, así que no me quedó más remedio que recluirme en mi suite. Aproveché para ver algo de ese cine estupendo que tengo guardado en el ordenador, y disfruté como hacía tiempo con la película “Los niños del paraíso” (1945), más de tres horas de maravilloso cine de francés que ningún amante del teatro debería perderse. Cuando no veía cine, me envolvía la cabeza en un pañuelo y me arrastraba hasta el bar de al lado donde jugaba a ser Moisés con la espuma de mi cerveza chilena favorita…

IMG_9560

El último día me rebelé y me fui a dar una vuelta por el pueblo ya limpio de nubes…

IMG_9555

san pedro atacama 5

La pequeña jirafa de la izquierda se llama llama y son bastante comunes por aquí. Al fin y al cabo estaba a menos de 40 km de Bolivia. El temporal de nubes, que no de viento, remitía, así que contraté dos actividades: una visita a los cercanos valles de la muerte y de la luna y un curso de constelaciones del hemisferio sur en un observatorio cercano. El nombre de los valles es bastante apropiado y, otra vez, uno imagina a Moisés y su prole vagando 40 años por sitios así…

IMG_9601

IMG_9596

IMG_9591

atacama desert

atacama desertEsa nubecita marrón que se ve en el horizonte es la arena que el temporal levanta y que se te clava como alfileres al pasear. Y sin duda lo mejor fue el atardecer…

IMG_9681

IMG_9692

atacama desert

Afortunadamente el viento dio por fin paso a un cielo despejado y pude hacer lo de las constelaciones. Lástima que llevara poca ropa de abrigo y las clases fueran en un cielo abierto de 9 grados bajo cero, así que mis tartamudeadas preguntas fueron menos de las que hubiera deseado a cambio de un pronta vuelta a mi palacio. Como allí no tenía calefacción, me di una ducha para entrar en calor y me metí tres horas a la cama. Desperté para ir al aeropuerto y me vestí dentro de la cama del frío que tenía. En la furgoneta mi temperatura mejoró, pero una vez en el aeropuerto la falta de calefacción me hizo volver a la fría realidad y los minutos hasta el embarque se me hicieron eternos. Calama tiene su aeropuerto sin terminar y parece que la calefacción la dejan para el final, así que resultó surrealista ver facturar a las azafatas con abrigo, guantes y gorro. Cuando entré en el avión me apoyé en la soleada ventanilla como una lagartija y pensé en Buenos Aires. Porque si bien allí también era invierno, calor humano me iba a sobrar 🙂

Mañana salgo hacia Río, pero a la vuelta del partido de los partidos prometo contároslo… (y no, no tengo entrada, ay)

Publicado en 16 Chile, 2013-2014: Dando una vuelta, VIAJES | Etiquetado , , | 10 comentarios

Midiendo sueños en México DF

Cinco días en la capital de un país no dan de sí para conocer el mismo y vienen justitos para conocer la capital misma. Sin embargo, yo quería pasar por aquí camino a Chile para saludar a una vieja amiga que conocí en Francia en el año 1998 durante mi Erasmus en aquel país. Una vez más, entre prisas y emociones, olvidé sacar una foto de Sofía. Supongo que también influyó que, las pocas que saqué, fueron con el móvil, porque el calor azteca me hacía más pesada la réflex. Por vuestra comprensión, gracias 😉

El vuelo de San Francisco a México transcurrió con el único incidente del comienzo del Mundial. Reconozco que me planteé pagar los 9 dólares que me cobraban por ver el partido inaugural en el avión, pero al final me entró el raciocinio y me sumergí en mis agradables lecturas. Los grititos de mis compañeros de viaje me hacían sonreír y me recordaban que las siguientes semanas de mi viaje iban a estar llenas de balón 🙂

Me costó encontrar un poco la casa de Sofía. Parece ser que no es una buena idea caminar de noche por esta ciudad con un par de mochilas a cuestas, pero a mí no me dio ninguna sensación de peligro hacerlo. Paseo corto y a la cama, que al día siguiente debutaba México… y España.

Me desperté tarde y no reuní la energía suficiente para ir a ver el partido de México, entre otras cosas porque iba a tener tiempo el último día de ver el Brasil-México. Ganaron los aztecas y en el paseo de la Reforma, al lado de la plaza del Ángel, se organizó una buena…

la foto 11

la foto 1

Adoro los mundiales. Toda esa gente unida en una misma afición a lo largo y ancho de todo el planeta. Un aliciente más de este viaje en el que voy a compartir partidos con tantos amigos. Qué pena que a España no le haya ido bien. En fin, no se puede ganar siempre…

Como decía, cinco días tampoco dan para mucho. Las visitas al Templo Mayor y a su museo me gustaron bastante, especialmente esta última. Es un museo fantástico y muy bien diseñado. Y sus turistas son de bastante categoría…

la foto 31

…y cuando te recreas con ese tipo de turistas, se te queda la cara más o menos así…

calavera museo gran templo

Bueno venga, os dejo una foto de cerca de esas calaveras que me gustaron bastante y un letrero explicativo acorde con el elemento en cuestión…

la foto 21

calavera museo gran templo 2

La lectura de un cartel semejante te da un hambre espantoso, así que después del museo tuve la oportunidad de probar exquisiteces de la gastronomía azteca. Evidentemente no os voy a aburrir con los platos más conocidos de la misma y que estáis hartos de probar, pero sí que os voy a poner una foto de unas cositas curiosas que me llevé a la boca…

escamoles, gusanos y chapulines

De derecha a izquierda, gusanos, escamoles (huevos de hormiga) y chapulines (grillos, siendo el más famoso de los mismos el Chapulín colorado). Ninguna de estas carísimas viandas emocionaron mi paladar, aspecto que hizo feliz a Sofía que dio buena cuenta de todas ellas. Además se llevó a casa una cajita en forma de trofeo con los restos de las mismas. Y es que yo, soy más de los alimentos del pueblo a pie de calle, ya sabéis…

comida callejera méxico

Pero cambiemos de tema. Reflexionaba yo el otro día una vez más que lo mejor de viajar no son los lugares que visitas sino la gente que conoces, entre otros aspectos, por todo lo que te enseñan. Así que, a compartir…

En mi visita a México he descubierto una aplicación para teléfono que mide la calidad y la cantidad de tus sueños (de los sueños de dormir digo, no de los otros con curvas y a cámara lenta). Estos teléfonos que llaman “Smart” tienen un detector de movimiento y, parece ser, que cuanto menos te mueves, más profundo y mejor es tu sueño. Dejas el telefonito al lado de ti en la cama, le das un besito de buenas noches, y a dormir. Previamente le has puesto la alarma pero no a una hora fija, sino con un intervalo de media hora, para que él te despierte dentro de esa media hora cuando tu sueño es menos profundo. Llega el momento: te despiertas, apagas la alarma y observas la gráfica de tu sueño esa noche…

sleep cycle

Como podéis comprobar, me quedé dormido al instante a eso de las dos de la mañana, para ir poco a poco saliendo de un sueño profundo hasta despertarme a eso de las siete, leer vuestros mensajitos en el móvil, y volverme a quedar profundamente dormido hasta casi las diez. Dos ejemplos más para finalizar, uno con dos despertares en mitad de la noche a eso de las 5 y 7:30…

sleep cycle 2

…y otro de cómo pasa uno la noche cuando un mosquito hijo p se divierte a tu costa, pagando con su vida tal afrenta a eso de las 7:15…

sleep cycle 3

La aplicación en cuestión se llama Sleep Cycle, por si os interesa 😉

El último día de mi estancia conocí a Patricia, una muchacha simpáticamente mexicana que me alegró las últimas horas en el país. Es curioso cómo me está resultando imposible pasar dos días seguidos malos en este viaje. Cuando tengo un día regular, al día siguiente siempre me sucede algo que me reconcilia con la vida viajera. Fue un placer inmenso compartir con Patricia viajes, anécdotas, cultura mexicana, vodkas cítricos y aplicaciones para teléfonos (si venís al país, esta aplicación os avisa con 60 segundos de antelación la presencia de un terremoto). Una pena que nos conociéramos tan tarde, pena compensada con la alegría que nos dará volvernos a encontrar algún día, más pronto que tarde… 🙂

Me desperté muy tarde al día siguiente, me corté el pelo, y me fui a comer un buen filete a un restaurante para ver el partido con mi cerveza favorita (que, a veces, no sé si me la bebo yo a ella o se me bebe ella a mí…)

cerveza modelo mexico

Y justo cuando pitó el árbitro el final del Brasil 0 México 0, me marché corriendo al metro que, por 30 céntimos de euro, me llevaría al aeropuerto. Camino a la boca del mismo, todavía tuve tiempo de comprobar cómo varias partículas humanas embanderadas se iban concentrando alrededor de la plaza del Ángel, dando comienzo al tornado de alegría que iba a girar en todo el país durante las horas siguientes. Aceleré mi sonriente caminar para evitar posibles retrasos y aún tuve tiempo de sacar una foto de esta obra de arte al lado de las vías…

mural metro mexico

Me marché muy contento de México, sabiendo que tengo que volver y dedicarle el tiempo que un país así merece. La tromba de agua que cayó sobre la ciudad retrasó el vuelo y la alegría de encontrarme con Carmen, César y sus tres angelitos, amén del resto de mis amiguitos chilenos. El recibimiento que me dieron compensó todas las esperas y horas de vuelo. Y ya tengo ganas de contároslo 🙂

Publicado en 15 México DF, 2013-2014: Dando una vuelta, VIAJES | Etiquetado , , | 3 comentarios

Volviendo a San Francisco…

Es una ciudad maravillosa. La mires por donde la mires y busques lo que busques, es una ciudad maravillosa. Tuve la gran suerte de poder vivir en la bahía de San Francisco durante ocho meses de mi vida del año 2007. Cuatro meses los dediqué a mi formación marketiniana en la Universidad de Berkeley y los otros cuatro en la propia ciudad de San Francisco trabajando para una empresa de televisión por cable. Así que el aterrizaje fue especialmente emotivo…

El vuelo transcurrió sin incidentes, pero me veo obligado a hablaros un poquito de la maravillosa aeronave que me trajo de vuelta a “casa”. El Boeing 787 Dreamliner no me defraudó en absoluto. Fino, es un avión fino y elegante. La fibra de carbono con la que está construido lo hace más ligero y permite hacerle grandes ventanillas que en vez de cerrarse se tintan. Y las alas del mío eran ligeras como las de una garza nipona…

la foto 1

la foto 2

Boeing 787

Pude dormir bastante debido a que tenía una línea de tres asientos para mí, así que mi nostalgia y yo llegamos frescos cual lechuga orgánica, que por aquí lo orgánico es lo habitual. Y todo me resultaba fácil y familiar…

la foto 4

bart

…así que llegué enseguida al céntrico y carísimo albergue donde me alojaba. Casi 40€ por compartir cuarto con tres maromos, ay. Y es que la ciudad es cara cara cara, eso sí. No os puedo contar nada especial que me pasara. Paseos y más paseos recordando amigos ausentes y anécdotas vividas. Lo que voy a intentar hacer es transmitiros lo que es la ciudad.

El clima es maravilloso, tirando a fresquito, como a mí me gusta. La mañana suele despertarte con niebla, que luego desaparece para dejar paso a uno de los cielos más azules que vi jamás…

IMG_9451

la foto 5

IMG_9401

IMG_9370

IMG_9304

IMG_9336

Ese último puente es el Bay Bridge, el puente de la bahía, y es mucho menos popular que su hermano Golden, pero yo le tengo mucho cariño porque lo crucé muchas más veces. Reconozco que me dio pereza volver al famoso puente rojo, porque está bastante lejos y el transporte público de la ciudad no es de los mejores, así que os tendréis que conformar con verlo un poquito de lejos…

golden gate

Una de las características principales de la ciudad es su ambiente desenfadado y buen humor. Os pongo una serie de fotos de carteles que vas encontrando por la calle y que explican lo que quiero decir…

IMG_9314

Te quiero como un niño gordo a su pastel

IMG_9308

Propinas para buen karma

IMG_9349

Todos los perros son bienvenidos. Los niños deben llevar correa

IMG_9388

Los verdaderos amigos son como los diamantes: luminosos, hermosos, valiosos y siempre de moda

IMG_9407

La rosa apestosa, aliñamos nuestro ajo con comida

IMG_9399

Dale a una chica los zapatos adecuados y puede conquistar el mundo

Con esta última estoy especialmente de acuerdo… 😉

Otra peculiaridad de la ciudad son los vagabundos. California tiene una legislación muy permisiva con estas personas comparada a la del resto de estados, así que hay muchísimos. Da mucha pena ver tantas personas sin nada rodeadas en una ciudad con tanta abundancia. Sin embargo, algunos de ellos se contagian del ambiente de la zona y hacen gala de un grandioso sentido del humor. Aún recuerdo el cartel de uno que decía “Para qué mentir, es para cerveza…”, aunque mi favorito fue otro que, guitarra eléctrica y amplificadorcito colgados al cuello, caminaba pidiendo limosna tocando riffs de blues y cantando 🙂

Un momento muy especial fue volver a City Lights, la famosa librería meca de la generación Beat de Jack Kerouac y compañía. Recuerdo cuando en mi pausa para el almuerzo me comía unos rápidos sushis y venía a pasear entre libros, postreando deliciosas lecturas que siempre me facilitaban la digestión física y mental. Un lugar que no os debéis perder si venís alguna vez…

IMG_9445

IMG_9440

¿Qué libro cambió tu vida?

IMG_9443

Mi papá cree que es divertido

city lights

Después de hartarme de pasear, me fui a Berkeley y seguí paseando. Y si San Francisco es liberal, Berkeley lo es todavía más, pero con un toque rebelde, académico y joven. Los cuatro meses que pasé aquí fueron muy felices. Conocí a gente maravillosa que os estoy presentando durante este viaje. Y aprendí que un profesor, por mucho que trabaje en una universidad con 28 premios Nobel, puede ser entretenido, divertido, informal, y siempre siempre, cercano. Bueno, y que lo público también puede ser de mucha calidad cuando la gente se compromete de verdad…

IMG_9507

berkeley university

Gracias a ti Berkeley es pública y por siempre esencial

Pero lo mejor de esta semana en California estaba por llegar. ¿Recordáis a Rob, aquel ser humano tan entrañable que conocí en Nueva Zelanda? Prometí visitarle en su granja de Santa Cruz, al sur de la bahía, y así lo hice. Pasé dos días inolvidables entre vegetación, colmenas, libros, comida orgánica, música e infinitas conversaciones. Prometimos volver a vernos y me pidió discreción, así que no hay fotos de este tímido y sabio personaje que, con todos los libros que me regaló al marchar, me hizo la mochila más pesada y la mente más ligera…

Y ahora que me toca cerrar este post me doy cuenta de que la semana en EEUU ha resultado muy tertuliana, porque también en el albergue de San Francisco me llegaron a dar las 4 de la mañana charlando con tres muchachos estupendos de Grecia y Malta que me hicieron recuperar un tanto la fe en estos establecimientos, ahora que ya no los voy a necesitar tanto.

Me despedí medio feliz de San Francisco. Me ha gustado volver pero su tiempo ya pasó. Soy una persona distinta de aquella y ahora me apetece otra cosa. Os lo voy contando cuando llegue a México DF… 😉

Publicado en 14 San Francisco, 2013-2014: Dando una vuelta, VIAJES | Etiquetado , | 4 comentarios

América: último continente y vuelta a casa andando…

Por fin en América. Ya sólo me separa un océano de casa. La visita de este continente está mucho más programada que la de los anteriores. De hecho, tenía dos opciones: la primera era visitar en profundidad lugares que no conocía, léase Venezuela, Perú y Bolivia. La segunda era realizar un viaje más afectivo y reencontrarme con los viejos amigos. Y seguro que sabéis cuál ha sido la opción elegida… 😉

Os escribo desde San Francisco, una ciudad muy especial para mí. Pero todos los recuerdos de este lugar y las sensaciones que actualmente me está provocando irán en el siguiente post. Ahora sólo os voy a contar los planes que tengo para los próximos destinos y los amigos que voy a visitar. Sin ir más lejos, el jueves día 12 vuelo a México. Allí pasaré cinco días y os presentaré a Sofía, que es la única razón por la que visitar México de esta manera, pues ese país es tan grande y magnífico que necesitaría, por lo menos, un mes. El martes 17 volaré a Santiago de Chile. Esta ha sido una decisión difícil porque ha supuesto eliminar Venezuela y Colombia de mi ruta, y me apetecía mucho visitar a Julia y a Antonio, pero las fuerzas y la economía me han obligado a recortar kilómetros y tener que dejar estas visitas para otra ocasión.

Como decía, Santiago. Tercera visita a Chile. Esta vez me alojaré en casa de Carmen y César. Es una ciudad llena de amigos: Cristián, Christian, Jonathan… Y, ¿os acordáis de Carolina, aquella muchacha que os presenté en Bali? Pues a ella también la voy a visitar. Ah, y allí me tocará ver el partido del mundial entre España y Chile, pero en voz baja, claro 😉 Intentaré aprovechar para tratar de conocer el norte del país y el desierto de Atacama, pero ya iremos viendo sobre la marcha…

De Santiago, por fin, volaré a Buenos Aires el sábado 28 de junio. Tal vez allí pueda presentaros a Sebas, amigo de Berkeley (uno más), y digo tal vez porque ahora vive en Europa y no sé si estará por allí en esas fechas. Ojalá. Lo que sí es seguro es que volveré a encontrarme con esos tres angelitos que conocí en Etiopía. ¿Os acordáis de Lupe, Flopi y Jenny? Las conocí en una punta del mundo y será muy emotivo verlas otra vez en la otra 🙂 También allí quiero aprovechar para hacer una visita relámpago a Montevideo y recordar a Benedetti. Pero eso también lo iremos viendo sobre la marcha…

De Argentina pensaba ya volar de regreso a Europa, pero estar tan cerca de Sao Paulo y no visitar a mis amiguitos me daba mucha rabia. Así que el 7 de Julio vuelo a Brasil (será San Fermín y en la letra de la cancioncilla ya he cambiado “Pamplona” por “Sao Paulo” 🙂 ) A los amigos de Sao Paulo ya los conocéis porque os los presenté en aquel viaje de 2011, pero lo volveré a hacer. Allí esta vez me alojaré en casa de Nino y Eloiza, y trataré de hacer alguna escapada a Salvador o a Río, pero ya veremos. Lo que sí es seguro es que durante mi estancia en Brasil se celebrarán las semifinales y la final del mundial. ¿Quiénes serán los cuatro elegidos?…

Y ahora vayamos con la vuelta…

Llevo mucho tiempo pensando en ese día, prácticamente todo el viaje. Me marché con una idea especial en la cabeza que, finalmente, parece que voy a poder llevar a cabo. Os la cuento…

Finalmente, cruzaré el Atlántico el miércoles 23 de Julio desde Sao Paulo a París, donde llegaré el día 24. Noche en la Ciudad de la Luz, y el día 25 tren a Lannemezan, en los Pirineos franceses. Cerca de allí me alojaré con mi querida Rose y su marido Bertrand. Rose es una persona espectacular. Nos conocimos en la Expo de Zaragoza. Trabajar con ella fue una maravilla y nos hicimos muy amigos. Ya os la presentaré cuando llegue el momento. Y antes de seguir, voy a hacer una pausa para hablar un poquito de Historia. Porque viene al caso…

Primavera de 1938. El invierno ha sido especialmente duro en la pequeña localidad pirenaica de Bielsa, en el Sobrarbe aragonés. La guerra civil española se recrudece y, después de duras batallas en la zona, unos 4.500 habitantes de esa población se ven obligados a escapar a Francia a través de las montañas. Algunos de ellos no volvieron. Lo llamaron “La bolsa de Bielsa”…

bielsa

bolsa de bielsa nieve

madre con niño

señora bolsa bielsa

En mi país, que por mucho que así se crea no tiene superada todavía por completo su guerra civil, unos verán en esas personas a cobardes enemigos en fuga. Otros a héroes y víctimas olvidadas. En definitiva, imágenes dolorosas de un pasado terrible, unas gentes cuasi analfabetas que un día, sin comerlo ni beberlo, se vieron obligadas a dejar atrás todo lo que tenían, huyendo a través de la nieve, aterradas, cansadas, hambrientas, muertas de frío y sin entender nada… Después de ocho meses de viaje alrededor del mundo, la intención es entrar a mi país atravesando a pie los Pirineos desde Francia por la misma ruta que ellos usaron para salir. Y, aunque sea una ilusión, me gustará pensar que un poco de esas personas estará volviendo conmigo…

Ya os iré dando más detalles conforme los vaya sabiendo. Rose y Bertrand me están ayudando con la ruta a seguir. Ni qué decir tiene que no puedo daros fechas definitivas de esta travesía porque dependerá de las condiciones climatológicas, si bien la idea inicial sería empezar a caminar el día 27 o 28 de Julio.

Os dejo con una foto de las montañas a atravesar. Allí detrás está mi casa, y tengo que confesar que, en los momentos tristes o débiles de esta aventura, imaginarme allá arriba, en la frontera entre Francia y España, me ha dado mucha fuerza. Pero para ese momento todavía queda un poco. Antes, América… 🙂

la gela

Publicado en 14 San Francisco, 2013-2014: Dando una vuelta, VIAJES | Etiquetado , , | 13 comentarios