Coming back home: Hong Kong-Zaragoza. Central Asia

The border crossing between China and Kyrgyzstan through the Torugat pass was very exciting. After gathering a group of five people and hiring the services of an agency, we left on June the 13rd. Once we passed the Chinese controls between Kashgar and the border, we managed to cross into Kyrgyzstan. We arrived just at lunchtime, so as soon as we crossed over to the new country, my dear Chinese people, who had treated me so well during the last 58 days, closed the gate and went to eat. Yes, only one gate separated me from China. My entry into the country in Shenzhen came to my mind, with all that technology and digital photos. It seemed very poetic to leave the country between smiling greetings and the closing of a padlock at 3,752 meters high. Goodbye China, I’ll be back soon …

IMG_20180613_134815

Melancholy soon gave way to the usual joy of arriving at a new place. Kyrgyzstan was the country I most wanted to meet in Central Asia and exceeded my expectations. In fact I was going to stay about two weeks and in the end I stayed 33 days. The journey from Kashgar ended in Naryn, a small village that I liked a lot and where I decided to stay a few days with some of the traveling companions. Kyrgyzstan was going to be a country of landscapes, friends and World Cup. I had shared the van with Sue and Janet from New Zealand, Joseph from Malaysia, Malween from France and Rebecca from New Zealand, all of them great. With Malween I made a very special friendship because we have a similar sense of humor and we love mountains. Two days later we planned a hiking with the aim of finding a shepherd who would lodge us in his yurt to spend the night. After a lot of hike, we found this lovely couple.

mmexport1529241828101

Their main activity is obviously livestock. They are constantly milking their horses to make Kumis (or Kymyz), a drink based on fermented horse milk that has a peculiar flavor that foreigners don’t like so much…

IMG_20180616_161831mmexport1529241833459

After some more hikings in the small village of Kochkor, we arrive in Bishkek, the capital. There I stayed three days until the Uzbek Embassy opened and I could apply for my visa. While it was being processed, I traveled to Almaty, one of the two main cities of Kazakhstan. Almaty is a rich city, with numerous cafes and restaurants. I did not like it so much and besides they eliminated Spain from the World Cup by penalties, but well, it was good to visit. I liked this memorial from the WWII that reminded me that it started in 1941 for the Russians…

IMG_20180629_183319

I returned to Bishkek, I picked up my visa and traveled to Karakol. There I met Malween again and spent four great days in the mountains with a wonderful couple of Belgian friends, Marie and Roman. As a reward for those four hard days of mountain, in the yurt where we stayed the last day the owners set a TV to watch the semifinal between Belgium and France. Malween enjoyed a lot…

IMG_20180615_132118IMG_20180710_130500IMG_20180619_141620IMG_20180710_235245PANO_20180710_130519

The following days I got closer to the border with Tajikistan. I crossed the whole country from east to west until I reached Arslanbob, where after some last hikings I said goodbye to my beloved Malween and went to Osh. There I hired a transport in a 4×4 to travel the Pamir Highway in Tajikistan, the only possible way of doing this. I shared a car with Anne and Andreu, from Germany and Barcelona. We spent six wonderful days between beautiful mountains and raging rivers. The border with Afghanistan was on the other side of the river that we followed for more than 300 kilometers, so the hikings we did during the six days allowed us to see the summits of Afghanistan and those of its neighbor Pakistan.

IMG_20180724_152301IMG_20180721_162013

Once in Dushanbe, the capital of Tajikistan, it was relatively easy to hire another transport to the border with Uzbekistan in Penjikent, recently opened to foreigners. When crossing the border there are a lot of taxis that take you to the legendary Samarkand, only 35 km away. I spent five days there before starting to cross the country diagonally. I liked the city although less than I expected. The same thing happened to me in the cities I would visit later, Bukhara, Khiva and Nukus. The memory of Iran was present all the time in Uzbekistan, not being able to avoid the comparison between both countries, in which Iran always won. But I did some great night walks though 🙂

IMG_20180805_193251IMG_20180805_195314IMG_20180802_213440IMG_20180729_215722IMG_20180729_213011IMG_20180809_083520IMG_20180729_213909

But my head was already somewhere else. As the visa for Turkmenistan was problematic to get and I had already visited Iran in the spring of 2013, I decided to change my initial route and continue my journey across the Caspian Sea from the Kazakh city of Aktau to the Azeri of Baku. In Samarkand I met again with Sue and Janet who were also interested in this journey, so we decided to make the 28 hours train between Nukus and Aktau together. This trip was one of the best experiences so far. I love trains, and eating instant noodles at two in the morning in a third-class car while everyone sleeps and the little wind from the open window relieves the heat of the day, it’s something very nice 🙂

Once in Aktau another adventure began, which was to find a boat and to buy a ticket for it, but I’ll tell you that in the next post. Right now I am writing to you from Baku (Azerbaijan) and tonight I’m taking a night train to Tibilisi, Georgia’s capital. I’m going to spend the next weeks in Georgia and Armenia before heading to Istanbul. I really want to visit these two countries. For Armenia I have to deviate from the route because its borders with Azerbaijan and Turkey are closed but it is a country that I do not want to miss. I post a map of my past route and the one that is to come. See you soon 🙂

Captura de pantalla 2018-08-19 a las 13.36.42

Anuncios
Publicado en 2018 Coming back home: Hong Kong-Zaragoza | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Volviendo a casa Hong Kong-Zaragoza: Asia Central

El cruce de la frontera entre China y Kirguistán a través del paso de Torugat fue muy emocionante. Después de reunir a un grupo de cinco personas estupendas y contratar los servicios de una agencia que nos pusiera toda la burocracia en orden, nos pusimos en marcha el 13 de junio a primera hora. Una vez superados los numerosísimos controles fronterizos chinos que hay entre Kashgar y la frontera, conseguimos cruzar a Kirguistán. Llegamos justo a la hora de la comida, así que nada más cruzar al nuevo país, mis queridos chinos, que tan bien me habían tratado durante los últimos 58 días, cerraron la verja y se fueron a comer. Sí, tan sólo una verja me separaba de China. Me vino a la mente mi entrada en el país a través de Shenzhen, con toda esa tecnología y fotos digitalizadas. Me pareció muy poético dejar el país entre saludos sonrientes y el cierre de un candado a 3.752 metros de altura. Adios China, volveré pronto…

IMG_20180613_134815

La melancolía dio pronto paso a la habitual alegría de llegar a un nuevo lugar. Kirguistán era el país que más ganas tenía de conocer de toda Asia Central y superó mis expectativas. De hecho iba a quedarme unas dos semanas y al final fueron 33 días. El trayecto desde Kashgar finalizó en Naryn, una pueblecito que me gustó mucho y donde decidí quedarme unos días junto con algunos de los compañeros de viaje. Kirguistán iba a ser país de paisajes, amigos y Mundial. Había compartido furgoneta con Sue y Janet de Nueva Zelanda, Joseph de Malasia, Malween de Francia y Rebecca también de Nueva Zelanda, todos estupendos. Con Malween hice una amistad muy especial porque tenemos un sentido del humor parecido y nos encanta la montaña. A los dos días planeamos una escapada a las montañas con el objetivo de encontrar a algún pastor que nos alojara en su yurta para pasar la noche. Después de mucho caminar y algún que otro despiste, nos encontramos a esta adorable pareja.

mmexport1529241828101

Su actividad principal obviamente es la ganadera. Están constantemente ordeñando sus yeguas para poder fabricar Kumis (o Kymyz), una bebida a base de leche fermentada de caballo que, bueno, tiene un sabor peculiar que no acaba de convencer a los extranjeros…

IMG_20180616_161831mmexport1529241833459

Después de algunas excursiones más en el pueblecito de Kochkor, llegamos a Bishkek, la capital. Allí permanecí tres días hasta que abrió la embajada de Uzbekistán donde solicité mi visado para ese país. Mientras se tramitaba me marché cinco días a Almaty, una de las dos principales ciudades de Kazajistán, país para el que no necesitaba ningún visado. Almaty es una ciudad rica, con numerosos cafés y restaurantes. No me gustó mucho y encima eliminaron a España del Mundial por penalties, pero bueno, estuvo bien visitarla. Mi lugar favorito fue este memorial de la Segunda Guerra Mundial, que para los rusos empezó un poco más tarde.

IMG_20180629_183319

Vuelta a Bishkek, recogida del visado y viaje a Karakol. Allí volví a encontrarme con Malween y pasamos cuatro días estupendos en las montañas con una pareja maravillosa de amigos belgas, Marie y Roman. Como recompensa a esos cuatro duros días de montaña, en la yurta donde nos alojamos el último día nos tenían preparada una tele para poder ver la semifinal entre Bélgica y Francia. Malween se quedó más contento…

IMG_20180615_132118IMG_20180710_130500IMG_20180619_141620IMG_20180710_235245PANO_20180710_130519

Los días siguientes los planifiqué de manera que me fuera acercando a la frontera con Tajikistán. Atravesé todo el país de este a oeste hasta llegar a Arslanbob, donde después de unos últimos paseos montañeros me despedí de mi querido Malween y me dirigí a Osh. Allí contraté un transporte en un 4×4 para recorrer la Pamir Highway en Tajikistán, la única manera posible. Compartí coche con Anne y Andreu, de Alemania y Barcelona. Fueron seis días estupendos entre preciosas y altísimas montañas y ríos rabiosos de agua. La frontera con Afganistán estaba al otro lado del río que seguimos durante más de 300 kilómetros, así que las excursiones que hicimos durante los seis días nos permitieron ver las cumbres de Afganistán y las de su vecino Pakistán.

IMG_20180724_152301IMG_20180721_162013

Una vez en Dushanbe, la capital de Tajikistán, fue relativamente fácil contratar otro transporte hasta la frontera con Uzbekistán en Penjikent, recientemente abierta a los extranjeros. Al cruzar la frontera hay un montón de taxis que te llevan hasta la legendaria Samarcanda, a tan sólo 35 km. Pasé cinco días allí antes de comenzar a recorrer todo el país en diagonal. La ciudad me gustó aunque menos de lo que esperaba. Lo mismo me pasó en las ciudades que visitaría después, Bukhara, Khiva y Nukus. El recuerdo de Irán estuvo presente todo el tiempo en Uzbekistán, no pudiendo evitar la comparación entre ambos países, en la que Irán siempre salía muy favorecido. Pero hice unos paseos nocturnos estupendos, cuando el calor aflojaba y las vistas no desmerecían.

IMG_20180805_193251IMG_20180805_195314IMG_20180802_213440IMG_20180729_215722IMG_20180729_213011IMG_20180809_083520IMG_20180729_213909

Pero mi cabeza estaba ya en otro sitio. Como el visado para Turkmenistán era problemático de conseguir y ya había visitado Irán en la primavera de 2013, decidí cambiar mi ruta inicial y continuar mi viaje cruzando el mar Caspio desde la ciudad kazaja de Aktau a la azerí de Bakú. En Samarcanda me volví a encontrar con Sue y Janet que también estaban interesadas en esta travesía, así que decidimos hacer juntos las 28 horas de tren entre Nukus y Aktau. Este viaje fue una de las mejores experiencias hasta ahora. Me encantan los trenes, y tomarme unos fideos instantáneos a las dos de la madrugada en un vagón de tercera clase mientras todo el mundo duerme y la brisita de la ventanilla abierta te alivia el calor del día, es algo que nunca se olvida.

Una vez en Aktau comenzó otra aventura, que fue encontrar un barco y comprar billete para el mismo, pero eso os lo contaré en el siguiente post. Ahora mismo os escribo desde Bakú (Azerbaiyán) y esta noche salgo en tren nocturno con dirección a Tibilisi, capital de Georgia. Voy a pasar las siguientes semanas entre Georgia y Armenia antes de dirigirme a Estambul. Tengo muchas ganas de visitar estos dos países. Para Armenia tengo que desviarme de la ruta porque sus fronteras con Azerbaiyán y Turquía están cerradas pero es un país que no me quiero perder. Os dejo un mapita de mi ruta pasada y la que está por venir. Hasta pronto 🙂

Captura de pantalla 2018-08-19 a las 13.36.42

Publicado en 2018 Volviendo a casa: Hong Kong-Zaragoza | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Volviendo a casa: Hong Kong-Zaragoza. Parte II China (Shaanxi, Henan, Gansu, Xinjiang)

Tenía muchas ganas de llegar a Xian. Esta ciudad llevaba muchísimo tiempo en mi lista de deseos. A partir de aquí giro al oeste y vuelta a casa. Además también llevo bastante tiempo enamorado de la dinastía Tang y Xian fue una de sus dos capitales, junto a Luoyang, un poquito más al este. El viaje en tren desde Chengdu a Xian transcurrió sin incidentes. La ciudad me encantó desde el primer momento. Reservé una habitación al lado del barrio musulmán y en cuanto dejé mis cosas me fui a cenar. El barrio musulmán es uno de mis lugares favoritos de Xian, fundamentalmente por su vitalidad y su oferta gastronómica. Coincidí con el mes de ramadán y los neones que lo recordaban contribuían a darle a la noche un toque todavía más mágico y espiritual.

Durante el día la fiesta era otra. Cientos de personas callejeando y probando todo tipo de delicias. Mi favorita era estos fideos llamados “biang biang mian”. Esa es más o menos la transcripción fonética, porque los caracteres para escribirlos son probablemente los más difíciles de toda la escritura china.

Si la gente en China es simpatiquísima, en Xian son especialmente simpáticos. Uno no para de responder a los saludos de la gente por la calle. El mejor momento es cuando me piden una foto juntos. Al principio les da un poco de vergüenza pero cuando reúnen el valor de pedirlo o se lo ofrezco yo, lo pasamos muy bien. Os pongo dos de mis favoritas: unas niñas monísimas que no paraban de reírse y un borrachín con su lata de cerveza que encontré en las murallas de la ciudad y con el que me reí mucho también.

Y es que, en mi opinión, la gente, la gastronomía y la Historia son lo mejor de China. Con esta última no os voy a aburrir mucho. Simplemente deciros que me lo paso en grande cada vez que encuentro algo relacionado con la dinastía Tang (618-907 AD), que en esta zona y en lo que me quedaba de recorrer en China, es mucho. Los museos de Xian (antigua Chang An) y de Luoyang están llenos de maravillas de la que, para la mayoría de los chinos, fue su época de mayor esplendor. Como curiosidad simplemente deciros que en chino, los numerosos Chinatown esparcidos por el mundo entero se denominan Tángrénjie, literalmente “calle de la gente Tang”. Aquí os dejo un vídeo muy cortito con unas pinceladas de mi dinastía favorita 🙂

También visité los famosos guerreros de Terracota, pero como estaban llenos de turistas y además pertenecen a la dinastía Qin (221-206 BC), tampoco voy a incidir. Me parece mucho más interesante presentaros a Le, una persona maravillosa que conocí en Chengdu y que por motivos de trabajo tuvo que venir a Xian. Así que pudimos vernos otra vez y, por ejemplo, recorrer en bicicleta las maravillosas murallas de la ciudad.

Me desvié un poco al este para viajar a Luoyang (G en el mapa de arriba), segunda capital de la dinastía Tang. Sabía que iban a maravillarme y me maravillaron: las cuevas de Longmen. A diferencia de las de Mogao, de las que os hablaré más adelante, estas estatuas están esculpidas directamente en la roca. Fue muy emocionante subir esas escaleras y encontrarme poco a poco con esa imagen de Buda que, según cuentan, Wu Zetian, la única emperatriz en la historia de China, hizo esculpir a su imagen y semejanza y que yo llevaba tanto tiempo queriendo visitar.

Os dejo también esta foto desde el otro lado del río para que os hagáis una idea de las dimensiones reales y de por qué es aconsejable madrugar mucho y visitarlas a primerísima hora.

Vuelta a Xian y comienzo de lo que se conoce como Ruta de la Seda. A partir de entonces “Viaje al Oeste” El corredor de Hexi, en la provincia de Gansu (la boca y la garganta de la China antigua), Xinjiang, Asia Central… Cuatro paradas marcaron mi itinerario. Zhangye (A en el mapa de arriba), donde cuenta la leyenda que Marco Polo se detuvo un año por la amabilidad de la gente y la belleza de sus mujeres. A mí me maravilló la grandeza de su Buda, sus montañas de colores y los templos excavados en montañas.

Jiayuguan (B en el mapa de arriba). Límites político-territoriales de la antigua dinastía Tang y de tantas otras. A partir de aquí acababa China y también su gran muralla. Con un poco de imaginación puedes escuchar la desesperación de los condenados al exilio que dejaban el imperio del centro en este lugar. Lástima que en la foto no se distingan las preciosas montañas nevadas del fondo. En esta época del año hay mucho polvo suspendido por las tormentas de arena y no se aprecian bien.

Dunhuang (D en el mapa de arriba). Maravillosas, espléndidas las cuevas de Mogao. Eso sí, fotos prohibidas dentro de las cuevas y guía particular obligatorio. Os animo a que busquéis fotos en internet. Salí encantado y aprendí muchísimo del budismo chino y de mi querida dinastía. Eso sí, tuve la suerte de estar en el último grupo del día y pude sacar unas fotitos del exterior de las cuevas sin gente mientras charlaba con mi encantadora guía que se mostraba entusiasmada ante mi aluvión de preguntas 🙂

Aproveché también para darme unos paseos por las enormes dunas cercanas y sentirme un poco explorador. Fue otro de los momentos del viaje. Sólo entre las dunas, sol, calor y arena, mucha arena. Estuvo saliendo arena de mis zapatillas durante cinco días. Me lo pasé en grande subiendo y bajando dunas, como un niño en una playa seca infinita.

Turpan (C en el mapa de arriba). Parada en esta ciudad-oasis para admirar sus famosos viñedos y árboles frutales. Es el lugar más cálido de China porque está a 154 metros bajo el nivel del mar, segunda depresión más profunda del planeta después del mar Muerto.

Y de Turpan a Urumqi. Allí me llevé la sorpresa del viaje, y es que mi querida Le vino a hacerme otra visita. Y como le hacía ilusión visitar Kashgar (o Kashi) pues cambié mis planes y, en vez de cruzar a Almaty en Kazajistán decidí tomar un tren con ella de 20 horitas y nos fuimos a esta mítica ciudad de la ruta de la seda, con su barrio antiguo y su mercado de animales de los domingos, donde nos tomamos unos fideos con cordero muy ricos y unas deliciosas rodajas de sandía.

Y ya en Kasghar me tocó despedirme de China. Conseguí reunir a un grupo de cinco personas estupendas poniendo carteles en los albergues y organicé lo que a mí me gustaba llamar “la expedición” para cruzar a Kirguistán a través del paso del Torugat. Pero la salida de China y la entrada en ese precioso país será ya cosa del siguiente post. Hasta pronto 😉

 

Publicado en 2018 Volviendo a casa: Hong Kong-Zaragoza | Etiquetado , , , , , , , , , | 6 comentarios

Coming back home: Hong Kong-Zaragoza. Part II China (Shaanxi, Henan, Gansu, Xinjiang)

Publicado en 2018 Coming back home: Hong Kong-Zaragoza | Etiquetado , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Coming back home: Hong Kong-Zaragoza. Part I China (Hong Kong, Yunnan, Sichuan)

It all started in that rooftop in Hong Kong. I saw the lights of the planes above my head and I was thinking how to get home if one day those devices stopped flying. I liked the idea and started thinking about it. I thought that when I left the city I would go home as I came, with a backpack but, this time, by land. And here I am…

I believe that the happiness of a plan should not be subject to the achievement of the final goal. Happiness is not destiny, it is the way. I say this because this trip will end whenever, ideally in Zaragoza, but if the motivation of it disappears I will not hesitate to finish it, throw myself in one of those black hole-airports, and return home.

At the moment I write from Xian, one of the key stops of the trip and its turning point. This city divides the Chinese route into two very different parts. The first, from Hong Kong to here through Yunnan and Sichuan, more landscaping, harder, more Tibetan, unpaved roads, populations at more than 4,000 meters high and cold. From here the road becomes more historical, more desert, as a silk road, somewhat Muslim, with territorial conflicts and hot.

But as always a picture is worth a thousand words, here there is a map with the route made so far from Hong Kong …

… another of what I have left of China …

… and the entire route in its Chinese part

Then, if I still feel strong and the economy respects me, Central Asia will come, a zone of difficult orography and bureaucracy. We will see how I am by then because the mountains are very high and getting some visas is as difficult as climbing one of them.

HONG KONG, YUNNAN, SICHUAN

I finally left Hong Kong in November 2017. Since this route is very complicated to do in winter, I decided to buy a return ticket for April. I smiled as I boarded the Madrid plane while thinking that leaving was to start coming back. I landed in Hong Kong and immediately I got a mixture of sadness and getting tired that disappeared as soon as I remembered that I was only there to visit very dear friends and get a multi-entry visa for China. The visa was much easier to obtain than expected. Meeting my friends was much more difficult and I could not see them all. I apologize for those I could not see. They were days of walks, hugs and dinners, good wishes and someday we will see each other again. This city and its people always be in my heart.

I crossed the border into mainland China in Shenzhen with a lot of noisy children who study in Hong Kong but live on the other side. The borders are usually a serious and grey place, of uniforms and forms, so I loved filling mine among laughter and games. I took it as a good omen.

I had trouble finding the hotel. When I did, I went straight to pick up the train ticket that I had booked online and had dinner near the station. The next day very early in the morning I left for Kunming, the capital of Yunnan. I had visited the city in September 2016 on my way to Dali, further north. This time I made the same route. I stayed three nights in Kunming and visited my friend Chris, whom I met during those months of volunteering in India and of which I have already told you about him. Then I took the train to Dali and I stayed again at the hostel where I spent two weeks while trying to study Mandarin. It is a great place to start the book that I am going to write during this trip. I will tell you about it some day 😉

In Dali I loved seeing again my little young teacher, my dear Susanita, who is an absolute love of sympathy and kindness, who invited me to dinner “because that’s what a teacher does in China with her student” and who was very happy to see me again. And I was even happier to see her again.

And then the unknown began. The short trip to Shangri-la lasted less than five hours. I divide the journeys into short ones (less than five hours) or long (more than five hours). The city is about 3,200 meters high and breathes differently. They changed the name because of film from the 30s that I strongly recommend (Lost Horizons) and thus get more tourists. Marketing Strategy. I liked the town so so. With some pretty temples …

… and some night walks with patriotic films of communist shadow.

I especially liked the temple of 100 chickens, because I love these animals and because I was alone inside. When I was sitting by the candles I could even see a little rat that kept me company while I was inside.

I traveled to the capital of the county, Deqen, for a trip I had always wanted to do. It is a small village lost to 40 or 50 kilometers from the political border of Tibet but that has all its essence. What I like is that you can only reach it after a walk of about five hours. No cars or noise or paved streets. And during the days I was there I had the immense luck of making a group of wonderful friends who spoiled me like never before. In fact, we are still in contact today through a Wechat group. I miss them a lot, especially at meal times, when it was a real show to start our “chopstick-war”. I love you a lot, Family. See you soon in Spain 🙂

I returned to Shangri-la. We said goodby and I started a nostalgic journey of eight hours by unpaved road to Daocheng, already in Sichuan province. There, in the Yading National Park, I also had the opportunity to walk among the mountains, this time alone. It was fantastic to be up there with no one around, at 4,800 meters of altitude between 6,000 meters mountains, far from everything and with my mind full of past memories and future plans. A great moment..

Long trip to Litang for 6 hours. It is a sacred place. Here the seventh Lama was born. It is located at an altitude of 4,014 meters, 400 more than Lhasa, and it was very difficult for me to sleep at night when the breathing deepens. My nose was a little blocked and I had to breathe through my nose and mouth, which is not very comfortable. However, as I felt pretty fit, during the day I would go up to some nearby hills and sit down to see the little village and eat chocolate and drink tea 🙂

And when I got tired of yak butter, and yak milk tea, and the yaks themselves…

… I took a van and, after a very long twelve-hour trip, I arrived in Chengdu, the capital of Sichuan, with some 14 million souls. There I met Patxi, from Pamplona, and we became very close friends. Thanks to him, I got great news: they could extend my permission of stay in China for another 30 days without having to leave the country and keep my multi-entry visa. I had to stay in the city for nine days but I did not care at all. I took advantage and visited Amy in Luzhou, one of the friends of the Family, who kindly hosted me at her house for three days (it’s the route that goes from Chengdu to the south on the map) She introduced me to many of her friends and also in the wonderful cuisine of Sichuan, one of the most famous (and spicy) in the country. The wait in Chengdu also felt short. I did a customized cooking course in which I was taught to cook my two favorite Chinese dishes. Patxi also took care of me and we had a great time together with lots of funny moments and coffee, which I don’t usually drink, but with him it is impossible not to do so.

And the day came, and they gave me the extension, and I bought the ticket, and I left for Xian. And so I tell you and I hope to do it again in less than a month, when I’ll sadly have to leave China and see if I’m still traveling. We’ll see 😉

Publicado en 2018 Coming back home: Hong Kong-Zaragoza | Etiquetado , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Volviendo a casa: Hong Kong-Zaragoza. Parte I China (Hong Kong, Yunnan, Sichuan)

Todo empezó en aquel ático de Hong Kong. Veía pasar las luces de los aviones sobre mi cabeza y pensaba cómo volver a casa si un día esos aparatos dejaban de volar. Me gustó la idea y empecé a darle vueltas. Pensé que cuando dejara la ciudad volvería a casa tal y como vine, con una mochila pero, esta vez, por tierra. Y aquí estoy…

Creo que la felicidad de un plan no debería estar supeditada a la consecución del objetivo final. La felicidad no es el destino, es el camino. Digo esto porque este viaje acabará cuando acabe, idealmente en Zaragoza, pero si la motivación del mismo desaparece no dudaré en cortarlo, sumergirme en uno de esos agujeros negros en forma de aeropuerto, y volver a casa.

De momento escribo desde Xian, uno de las paradas claves del viaje y punto de inflexión del mismo. Esta ciudad divide la ruta china en dos partes muy diferenciadas. La primera, desde Hong Kong hasta aquí a través de Yunnan y Sichuan, más paisajística, más dura, más tibetana, de carreteras sin asfaltar, poblaciones a más de 4.000 metros de altura y fresquito. A partir de aquí el camino se vuelve más histórico, más desértico, como de ruta de seda, un tanto musulmán, con conflictos territoriales y calorcito.

Pero como siempre una imagen vale más que mil palabras, he aquí un mapa con la ruta realizada hasta ahora desde Hong Kong…

…otra de lo que me queda de China…

…y de la ruta entera en su parte china

Después, si sigo con fuerza y la economía me respeta, vendrá Asia Central, zona de orografía y burocracia difíciles. Veremos cómo estoy para entonces porque allí las montañas son muy altas y conseguir algunos visados es tan difícil como escalar una de ellas.

HONG KONG, YUNNAN, SICHUAN

Abandoné definitivamente Hong Kong en noviembre de 2017. Como esta ruta es muy complicada hacerla en invierno decidí comprar un billete con vuelta para abril. Sonreí mientras embarcaba en el avión de Madrid mientras pensaba que marcharme era empezar a volver. Aterricé en Hong Kong y enseguida me entró una mezcla de tristeza y hastío que desaparecieron en cuanto recordé que sólo estaba allí para visitar amigos muy queridos y conseguir una visa multientrada para China. La visa fue mucho más fácil de conseguir de lo esperado. Lo de los amigos fue mucho más difícil y no pude verlos a todos. Pido perdón para los que no tuve tiempo. Fueron días de paseos, abrazos y cenas, de buenos deseos y de algún día nos volveremos a ver. Llevaré siempre esta ciudad y a su gente en mi corazón.

Crucé la frontera a la China continental en Shenzhen entre una algarabía enorme de niños que estudian en Hong Kong pero viven al otro lado. Las fronteras suelen ser un lugar serio y gris, de uniformes y formularios, así que me encantó rellenar el mío entre risas y juegos. Lo tomé como un buen augurio.

Me costó encontrar el hotel. Cuando lo hice fui directo a recoger el billete de tren que había reservado por internet y cené cerca de la estación. Al día siguiente muy a primera hora salí hacia Kunming, la capital de Yunnan. Había visitado la ciudad en septiembre del año 2016 camino a Dali, más al norte. Esta vez hice el mismo recorrido. Permanecí tres noches en Kunming y visité a mi amigo Chris, al que conocí en aquellos meses de voluntariado en India y del que ya os he hablado alguna vez. Después tomé el tren a Dali y me volví a alojar en el albergue en el que pasé dos semanas mientras intentaba estudiar mandarín. Es un gran lugar para empezar el libro que voy a escribir durante este viaje y del que ya os contaré.

En Dali me encantó volver a ver a mi pequeña y joven profesora, mi querida Susanita, que es un absoluto amor de simpatía y amabilidad, que me invitó a cenar “porque eso es lo que hace un profesor con su estudiante” y que se alegró mucho de volver a verme. Y yo mucho más de volverla a ver a ella.

Y después empezó lo desconocido. El corto viaje a Shangri-la duró menos de cinco horas. Divido los desplazamientos en cortos sin son menos de cinco horas, o largos si son más. La ciudad está a unos 3.200 metros de altura y se respira distinto. Le cambiaron el nombre por una película de los años 30 que recomiendo encarecidamente (Horizontes perdidos) y conseguir así más turistas. Cosas del marketing. Me gustó a medias. Con algunos templos muy bonitos…

… y algún paseo nocturno que otro con películas patrióticas de sombra comunista.

Me gustó especialmente el templo de los 100 pollos, porque me encantan estos animalitos y porque allí campan a sus anchas. Estuve tan solo dentro que hasta pude ver una ratita que me hizo compañía mientras estuve sentado pensando junto a las velas

Me desvié a la capital del condado, a Deqen, para hacer una excursión que siempre había querido hacer. Es un pueblecito perdido a escasos 40 ó 50 kilómetros de la frontera política del Tíbet pero que tiene toda su esencia. Lo que me gusta es que sólo se puede llegar a él después de una caminata de unas cinco horas. Nada de coches, ni ruidos, ni calles asfaltadas. Y durante los días que estuve allí tuve la inmensa suerte de hacer un grupo de amigos maravillosos que me mimaron como nunca. De hecho todavía hoy estamos en contacto mediante un grupo de Wechat. Los echo mucho de menos, especialmente a la hora de las comidas, cuando era un verdadero espectáculo comenzar nuestra guerra de palillos que tanta gracia les hacía cuando les imitaba. Os quiero mucho Familia, y os veo pronto en España.

Vuelta a Shangri-la y allí despedida y viaje nostálgico y largo de ocho horas por carretera sin asfaltar a Daocheng, ya en la provincia de Sichuan. Allí, en el parque nacional de Yading, también tuve oportunidad de caminar entre montañas, esta vez solo. Fue fantástico verse ahí arriba sin nadie alrededor, a 4.800 metros de altura entre montañas de 6.000, lejos de todo y con la cabeza llena de recuerdos pasados y planes futuros. Un gran momento…

Viaje largo a Litang de 6 horas. Es un lugar sagrado. Aquí nació el séptimo Lama. Está situado a 4.014 metros de altitud, 400 más que Lhasa, y me costó mucho dormir por las noches cuando la respiración se hace más profunda. Tenía un poco taponada la nariz y tuve que respirar por la nariz y por la boca, lo que no es precisamente cómodo. Eso sí, como me sentía bastante en forma, durante el día me subía a unas colinas cercanas y me sentaba a ver el pueblecito y a comer chocolate y a beber té.

Y cuando me harté de la mantequilla de yak, y del té con leche de yak, y de los yak mismos…

…me cogí una furgonetilla y, después de un larguísimo viaje de doce horas llegué a Chengdu, la capital de Sichuan, con unos 14 millones de almas. Allí conocí a Patxi, de Pamplona, y nos hicimos muy amigos. Gracias a él me dieron una estupenda noticia: podían extender mi permiso de residencia en China otros 30 días sin necesidad de dejar el país y manteniendo mi visa multientrada. Tuve que permanecer en la ciudad nueve días pero no me importó lo más mínimo. Aproveché para visitar en Luzhou a Amy, una de mis amigas de la Familia que me alojó amablemente en su casa durante tres días (es ese trayecto que sale desde Chengdu hacia el sur en el mapa) Me presentó a muchos de sus amigos y me introdujo en la maravillosa gastronomía de Sichuan, una de las más famosas (y picantes) del país. La espera en Chengdu también se hizo corta. Hice un curso de cocina a medida en el que me enseñaron a cocinar mis dos platos favoritos chinos. También Patxi se encargó de amenizar la espera con muchas risas y café, que yo no tomo casi nunca, pero que con él es imposible no hacerlo.

Y llegó el día, y me dieron la extensión, y me compré el billete, y me marché a Xian. Y yo os lo cuento y espero volver a hacerlo dentro de menos de un mes, cuando tenga que dejar China con toda mi pena y ver si sigo de viaje. Ya veremos 😉

Publicado en 2018 Volviendo a casa: Hong Kong-Zaragoza | Etiquetado , , , , , , , , , , | 16 comentarios

Más Tolstoi, porque nunca es tarde para aprender a montar en bicicleta

Al día siguiente me desperté tarde, como de costumbre cuando viajo. Me quedé un ratito en la cama para paladear el recuerdo de la noche anterior y, cuando el hambre venció a la pereza, me marché de nuevo a la plaza Roja. Ni qué decir tiene que las sensaciones fueron muy distintas. Primero añadí Lenin a mi colección de momias célebres, menos impactante no obstante que las de los dos dictadores norcoreanos, pero mucho más influyente en el devenir del siglo XX. Me quedé tan pasmado viendo esa pequeña figura que uno de los guardias tuvo que venir a darme una nada amistosa palmadita en la la espalda para pedirme que circulara. Circulé y volví a mi querida catedral que, como tantas otras cosas bellas, lucía menos bella por la mañana que la noche anterior…

IMG_20160203_101810

Me gustó muchísimo por dentro y, como es pequeñita, pude escuchar un coro muy bonito en la primera planta mientras yo paseaba risueño por la segunda. Al acabar me fui al interior del Kremlin. Allí tenía una cita en la Catedral del Arcángel con Teodoro III, mi Zar favorito. Como tuvo una infancia de salud delicada mostró desde niño más inclinación al arte y a las letras que a las batallitas. Murió a los veinte años y reinó cinco. Sacad cuentas. Fui directo a su tumba. No había nadie en ella porque la mayoría de la gente suele preferir las tumbas de los ivanes terribles de este mundo. Os dejo un documental sobre su vida. Y si os veis toda esta estupenda serie mejoraréis vuestro inglés y aprenderéis mucho sobre los Romanov y sus más de 304 años de dinastía. Ah, esa corona que veis en el enlace del vídeo se puede ver en el Kremlin, tiene 4.936 diamantes y la usaban los zares para… bueno, mejor veis la serie 😉

Cuando acabé con el Kremlin me dirigí a uno de los lugares más deseados de mi visita a Moscú: la casa de Tolstoi. La más conocida y hoy convertida en museo es la de Yasnaya Polyana, a unos 200 km de Moscú. Ante la insistencia de su esposa Sofía, mi buen amigo compró esta casita y toda la familia venía a pasar en ella los inviernos. Me hizo tanta ilusión verla… Cuando llegué ya anochecía y no había nadie. Caída del día, invierno de Moscú, y llegada a la casa de Tolstoi. Gran momento…

IMG_20160203_171221

No me dio la impresión de que fuera un lugar muy visitado. Eso sí, constaba de nada más y nada menos que seis señoras bien entradas en años que se encargaban de la atención al visitante. Les dije con los ojos que era feliz y me miraron divertidas. Me calcé sendas fundas para mis botas y me deslicé en soledad por cada rincón de la casa. Antes de enseñárosla me gustaría que le tomarais cariño al personaje. Tranquilos, no me voy a enrollar. A veces, pocas, sólo hace falta una pequeña anécdota para conocer y querer a una persona: Leo aprendió a montar en bicicleta a los 67 años. El autor de Guerra y Paz, de Anna Karenina, consejero de Gandhi y celebridad mundial… tambaleándose divertido encima de una bici fabricada por él mismo. Ya os cae un poco mejor, seguro 😉

IMG_20160203_173353

Es ese del rincón, el de la barba más blanca que nunca. Ahí jugaba al ajedrez con su amigo Gorky. Y aquí debajo su escritorio. Me apoyé en la puerta y estuve mirando esa mesa un buen rato, hasta que una de las seis fantásticas me gritó desde la cocina que iban a cerrar…

IMG_20160203_174629

Ya era de noche. Aún me di una vueltecita por el jardín. Después le di las gracias a mi ciclista favorito y me marché por donde había venido. Todavía me quedaba otro gran momento aquel día.

A las nueve de esa noche había quedado con Katerina, muchacha que conocí en internet y que se ofreció amablemente a enseñarme la ciudad. Por si no había tenido suficiente literatura aquel día me ofreció quedar en el monumento a Pushkin. Nada que empiece con Pushkin puede ir mal, así que diez minutos antes de la hora acordada yo sonreía mirando esto…

IMG_20160203_200008

…hasta que escuché un “hola” detrás de mí que me hizo girar más sonriente todavía. Deleitado ante tanta belleza acerté a decir un “has venido”, a lo que cómplice contestó “no podía perderme a un español que vive en Hong Kong” Se lo agradecí porque se la veía un poquito enferma. “No es nada, no es nada. ¿Te gusta fumar shisha?” Me pareció muy literario conversar con la literaria Katerina entre nubes de anécdotas, así que complacido accedí. Comenzamos el paseo y dejamos atrás a Pushkin, al que me pareció verle la misma sonrisa que al guardia de la plaza Roja la noche anterior. Abandonamos la avenida principal y nos sumergimos en un laberinto de callejuelas hasta que llegamos a un lúgubre portal digno del mejor Dickens. Katerina llamó a la puerta sin mirarme y mi gran imaginación para la tragedia me aseguró que de ahí iban a salir dos rusos de dos metros de alto por dos de ancho para hacerse cargo de mis dos riñones mientras mi acompañante y sus dos colmillos brillaban sonrientes de placer. Pero la puerta se abrió y, un pasillito y medio más tarde, yo me hallaba en modo persa inhalando y exhalando recuerdos en una especie de Chicago de los años veinte…

IMG_20160203_225156

Conversamos y conversamos, y cuando parecía que nos cansábamos de conversar, fumábamos un poco más y seguíamos conversando. El humo barnizaba el momento de sueño y mística. Dos shishas después nos volvimos a sumergir en las esta vez más que nunca oníricas calles de Moscú. Dos largos abrazos y ella y su enfermedad se sumergieron en el metro tal vez para siempre, y yo me fui a seguir paseando. Y volví a pasar a despedirme del señor Pushkin y a darle las gracias. Había sido un gran día y a la mañana siguiente me esperaba un melancólico viaje en tren a San Petesburgo a través de la estepa nevada. Allí me esperaba otra Katerina, un poco más grande, con su palacio, sus ratones,  su colección de arte, y un monje medio loco con nombre de hit musical…

IMG_20160204_085116

Publicado en 2016 Rusia, VIAJES | Etiquetado , | 1 Comentario