Las montañas Simien

Lo mejor de mi paso por Bahir Dar fue la gente que conocí. La noche del desencanto fluvial nos reunimos un grupo de personas de varias nacionalidades y nos fuimos a cenar a un restaurante de bailes típicos etíopes. Ni qué decir tiene que fui el elegido para representar a la colonia extranjera, así que…