Me voy a Brasil

Escuchaba decir a un pasajero que el aeropuerto de Panamá es uno de los pocos en los que aún se llama a la gente a gritos. También hay pantallas, claro, pero cuando llega la hora una señorita va gritando el próximo vuelo que va a salir. Pintoresco.
Se acabó Panamá. No soy de sacar conclusiones precipitadas y me gusta dejar pasar un tiempo para la reflexión. Es cierto que hay cosas que no me hará falta reflexionar mucho que son las que os voy a ir contando en esta breve entrada.
País con gran diferencia de clases. La principal consecuencia es que lo caro es más caro. Bienes o servicios que en Europa serían un tanto exclusivos aquí lo son más. Libros, cines, restaurantes, determinadas viviendas y coches. A modo de ejemplo, envolver mi mochila con plástico en Barcelona me costó 6€ y aquí acaban de clavarme unos 10,5€. Otro ejemplo es el cine. La entrada normal está alrededor de los 3€ pero en las salas VIP se va hasta los 8,8€, casi el triple. Por cierto, ayer estuve en una de estas salas. Butacas reclinables de cuero, botoncito que enciende luz para avisar a un camarero tan sigiloso como oscuro y aire acondicionado polar. Os dejo una fotillo no muy clara pero en la que se ve el vodka con tónica que me tomé durante El cisne negro.

Con respecto a los coches, las grandes berlinas BMW y Mercedes no tienen su mejor hábitat aquí. Alguna se ve en la ciudad para hacer ver que se tiene dinero. Para salir a las provincias se utilizan grandes todo terreno japoneses y americanos. Algún BMW X5 también se ve. La educación pública, una vez más, es un territorio dividido. El horario de los colegios públicos es de 7-8 de la mañana a 12. El de los privados es más largo. Los libros son carísimos.
Esta gente come. Mucho. Una de las cosas menos buenas que dejaron los americanos es la dieta. Los restaurantes triunfan y si son exclusivos mejor. Se observa mucha gente con sobrepeso. Las mujeres son bastante rellenitas y con mucho pecho. Para muestra os dejo un estudio audiovisual que os he preparado…

Otro tema distinto pero relacionado es el machismo, más evidente que latente. Las mujeres y los gays lo tienen difícil. Os pongo este vídeo que ha sido uno de los grandes éxitos del carnaval. Lo único bueno que tiene es la risa que le daba a Joseluis ver mi cara boquiabierta mientras yo lo veía y él me daba la bienvenida al país.

Sin comentarios.

El canal es el eje principal de la economía del país. Se tienen puestas muchas expectativas en la ampliación. Además, se quiere promocionar el turismo como la segunda gran pata de la economía. Les da un poco de envidia el gran éxito de su vecino Costa Rica y quieren imitar su modelo.

Y muy pronto más. Desde Brasil…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2011 América. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Me voy a Brasil

  1. Doctor Nino dijo:

    We are waiting for you here in Brazil!! Let us know when you get here and where you are located..

    My cell is +55 11 6427 0312

    And say to Doctor Pinto that he needs to come here too!!! Si no me cago em la puta!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s